¿Quiere saber sobre el golpe del 11A?: lea la prensa yanqui*

undefined
Paisaje: Sociedad y comunicación. Puerto Ordaz. Bolívar. Venezuela.
Foto: Entre Morrocoyes, Camaleones y Especuladores.

*Por Domingo Alberto Rangel (22/08/2002)
Periodista de amplia y reconocida trayectoria. ‘Militante, simpatizante, de la izquierda o de los movimientos progresistas del siglo XX’. Crítico de Chávez y su Revolución Bolivariana.

Con la globalización, las cosas se han centralizado tanto en el mundo que la verdad sobre cualquier episodio controvertido sólo puede obtenerse en los grandes centros internacionales.

La historia o el proceso de todo pueblo es hoy el reflejo apenas de lo que ocurre en el plano mundial. Estas reflexiones, elementales e ineludibles, dentro del fenómeno de la globalización acaban de tener cumplida demostración a propósito de nuestros acontecimientos del 11, 12 y 13 de abril, que parecen tan venezolanos como la cachapa. The Nation, del 5 de agosto, ha insertado una larga crónica de uno de sus colaboradores habituales, David Corn, que abre las ventanas sobre aspectos, factores y responsabilidades en los sucesos de aquellos días, desconocidos en absoluto en Venezuela, ignorados en nuestra controversia política y jamás mencionados, como es obvio, entre quienes aquí pasan por linces de la información. ¿Ha oído el venezolano medio hablar de la National Endowment for Democracy de Estados Unidos? Nadie o muy pocos. Ese organismo gastó en los meses que precedieron al 11 de abril, según Corn, 85 mil dólares para cortejar en Venezuela a políticos y dirigentes sindicales.

La National Endowment es creación virtual del Estado norteamericano y hace, con decencia, como dice The Nation, lo que la CIA hace con menos decencia o con indecencia total. En ese organismo están representados o influyen los dos partidos del establishment norteamericano, la Cámara de Comercio y la AFL-CIO, falta sólo un Kennedy y un Rockefeller para que esté allí la huella completa de los que mandan en Estados Unidos.

El diálogo y la sangre

El responsable de la National Endowment for Democracy para América Latina, Christofer Sabatini, intentó, según el autor de la crónica que estamos glosando, reconciliar a las distintas corrientes pugnaces en la arena venezolana. Hasta a los chavistas, dice The Nation con cierta candidez sajona, de Wasp como habría dicho doña Adina Bastidas cuando estaba recién importada de Washington.

Pero surgió cierta puja porque el International Republican Institute, del Partido Republicano, en un exceso de viveza, quiso halagar él también a los políticos venezolanos y desplegó, además de su bonhomía, un fajo de “travelers checks“.

Mister Mike Collins, de ese instituto, llegó a ser tan entrometido que sugirió a Alfredo Peña, sostiene la revista yanqui, ser menos agresivo para que pueda obtener un respaldo más amplio en la opinión. ¿Todavía hablan de soberanía, autodeterminación y otras zarandajas? Por cierto que Humans Rights Wacht, organismo profesional para la defensa de los derechos humanos, sostiene, según The Nation, que tanto el Gobierno como la oposición dispararon el 11 de abril.

De allí que en la Asamblea Nacional de Venezuela, la Comisión de la Verdad se haya apagado como llamita, o como fosforito que no quiere arder más, o al cual no le conviene arder más.

La plata del Tío Sam

Los fondos del National Endowment for Democracy, o sea, los 85 mil dólares arriba mencionados, se gastaron en gente de Primero Justicia, Copei, Fedecámaras, CTV y algún ala chavista, dice este periodista yanqui que nos hace un favor al destapar la olla podrida. ¿Y no recibirán también la atención de este organismo algunos militares? Los gringos han sido los fundadores de casi todos los ejércitos latinoamericanos. El papel de Estados Unidos, las dos guerras mundiales y la larga guerra fría hizo que los yanquis crearan algunos ejércitos, el de Panamá por ejemplo, o modernizaran otros, Venezuela, Colombia, etcétera.

Digo estas cosas porque el reportaje de The Nation señala que alguien, entre los gringos, insinuaba la conveniencia, antes del 11 de abril, de incorporar a los programas de la National Endowment al Frente Institucional Militar de Venezuela.

Pero hubo reticencias en eso, según confesión o revelación de Christofer Sabatini arriba aludido, por las reservas de Estados Unidos a todo lo que sea romper el “hilo constitucional”.

No necesita un venezolano que no haya sido cogido a lazo tener la sutileza de teólogo para suponer que no sólo enrolarían los yanquis algunos militares en esta campaña, sino que los escrúpulos legalistas de los generales la noche del 11 de abril, frente a un Chávez tan chorreado que hasta pidió confesarse con monseñor Porras, vengan de una prédica norteamericana oída por ellos sobre las necesidades de preservar la legalidad.

Los generales legalistas

La noche del 11 de abril, no fue la noche de San Bartolomé, por fortuna. Pelearon o se dividieron esa noche nuestros militares, lo cual podría ser un signo de progreso. Cuando los militares pelean mediante proclamas o de tesis jurídicas, no corre al menos la sangre.

La noche del 11 de abril, nuestros generales que tenían preso a un Chávez asustadísimo, se volvieron Papinianos, tanto que provoca proponerle al Consejo Universitario de la UCV incorporarlos al personal académico como profesores de la Facultad de Derecho.

Es una escena digna de Franz Kafka, la de los generales discutiendo la fórmula jurídica aplicable en el derrocamiento cuando el Presidente parecía un conejillo mojado entre sus manos.

¿De dónde le vino a los generales esa inusitada ventolera jurídica? Pues de mister Sabatini y demás funcionarios del National Endowment for Democracy, cuyas andanzas, decisivas al parecer en el fallido golpe, ha revelado The Nation.

Los periodistas venezolanos tenemos que hacer un acto de constricción o una autocrítica como decía García Ponce allá por 1950, cuando aún era marxista o confesaba su marxismo o stalinismo. Una revista o semanario gringo nos ha dado sobre el golpe del 11 de abril, un baño. Pero no vayamos a avergonzarnos más de la cuenta. La historia se escribe, desde los sumerios para acá, en las metrópolis. ¿Acaso la historia de América Latina no se escribe sino consultando al Archivo de Indias de Sevilla? En el callejón de las chayotas no hay ni una sola huella…

***

Tomado, como correlato histórico, para efectos didácticos, de su publicación el 22 de Agosto de 2002 en: http://www.rebelion.org/hemeroteca/venezuela/darangel220802.htm. Originalmente publicado en el Semanario Quinto Día.

***

Temas relacionados:
1. Puente Llaguno – Claves de una Masacre – De Angel Palacios (Venezuela – 2004)
2. Otto Neustald y Gladis Rodríguez en UBA.. (Video).
3. Los Documentos del Golpe… (Libro PDF)
4. Redención; del Evangelio según Felipe

***

Publicado por Nevel Marcano.

"Docente, investigador, analista sociopolítico..." Universidad de Oriente, Venezuela.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: