Democracias fallidas, sociedades perdidas


Santa Ana, Isla de Cubagua, Nueva Esparta, Venezuela.
Foto: Entre Morrocoyes, Camaleones y Especuladores.

Señalados por los pueblos insumisos, la sociedad estadounidense vivía su peor momento político, económico, social; ¡ya no representaban el centro geopolítico, económico, estratégico, cultural, de influencia mundial!

¡La perversión de su gobierno, de su sistema de dominación, es el hazmerreír a escala planetaria!

¡Allá, arriba en el Norte de América, existe una nación muy poderosa, de suma belicosidad, que en nombre de su Seguridad Nacional trasgrede, invade, destruye, saquea naciones, continentes, imponiendo su visión del mundo en menosprecio de la institucionalidad y legislación internacional!

Instituciones; militares, ONGs, medios de comunicación y propaganda, emprenden descomunales campañas en la conquista y colonización de territorios. Cualquier excusa es válida, la verdad, su verdad, cuestionable, reprochable, ilegal. Los gobiernos callan aterrorizados, la sociedad en su conjunto hace silencio. Destruidos los pueblos, la institucionalidad de las naciones y saqueados sus territorios, con la hipocresía que lo caracteriza el gobierno estadounidense no asume responsabilidades, los crímenes de lesa humanidad, de lesa patria están consumados ¡y qué!

¿Quién los va juzgar?

La sociedad estadounidense vive igual suerte que los pueblos colonizados; condenada, amenazada por la venganza de sus víctimas, por su propio sistema, sus voces acalladas; la propaganda de alienación y conquista no muestran la verdad. Al alba del siglo XXI la sociedad estadounidense es víctima de la más cruenta y sangrienta lucha humana; el racismo. Los ciudadanos por su color, condición social u origen territorial, son impunemente asesinados por cuerpos policiales al servicio del estado opresor, de la democracia estadounidense.

En nombre de la Seguridad Nacional, interna y externa, se construyen historias de sociedades sumisas, resignadas, perdidas, sojuzgadas, democracias fallidas, mientras en las calles estadounidenses la libertad, democracia, prosperidad, pregonadas por el mundo, no existen; ¡las masas se levantan! No le piden a Obama su renuncia, su dimisión, no lo llaman tirano ni denigran de su color, no son barbaros terroristas buscando derrocar su gobierno ─como ocurre alrededor del mundo por órdenes e imposiciones estadounidenses─, ¡son ciudadanos de a pie! ¡Americanos que reclaman justicia, democracia, libertades sociales, derechos civiles!…

¡Que los dejen respirar!

Aquí, en las calles estadounidenses; no hay ONGs, instituciones defensoras de DDHH, como lo hacen en cualquier país por instrucciones y financiamiento del gobierno de los Estados Unidos.

¡Llegaba la primavera negra!…

Paradójicamente contra el primer presidente negro de la historia estadounidense. ¡Contra Barack Obama, premio Nobel de la Paz!

Desvanecido el Wikileaks-gate por cuotas y a conveniencia, desde las sombras del poder imperial, aparece el joven gladiador Edward Joseph Snowden, con información de seguridad nacional sobre la vigilancia y seguimiento de Estados Unidos al resto del mundo a través de la internet y redes sociales, lo impactante, de lo sospechado y publicitado por años, es la forma cómo lo hacen. ¡El mundo tiembla!, las neocolonias europeas, en apariencia encolerizadas, piden explicaciones que no reciben.

¿Todo es un plan de dominación mundial del que ellas son parte?

Concluía en Rusia, con éxito, la primera cumbre de países productores de gas, en marcha la invasión a Siria, en gestación el golpe de estado en Egipto, las manifestaciones en Brasil contra Dilma y su promesa de reforma constitucional, era necesaria la implementación de una acción internacional distractora. En pleno vuelo de retorno, el avión presidencial de Bolivia con su presidente Evo Morales, es obligado por autoridades francesas y portuguesas a aterrizar en Viena, Austria, donde un encargado de la embajada española pretende requisar dicho avión, violando cualquier tratado o legislación internacional al respecto. Por momentos la situación es tensa, se ha atentado contra la vida del presidente constitucional de Bolivia. ¡América, la nuestra reacciona!

En Venezuela; los factores opositores aliados al gobierno imperial, aplauden la felonía.

¡Se ha ofendido a Bolivia, hija predilecta del Libertador, lo celebran, lo apoyan, reclaman más violación!

El atentado a Evo Morales, ocupa la escena informativa y propagandística, quedan de lados; las denuncias de Snowden, el golpe de estado en Venezuela, el establecimiento de bases militares estadounidenses en Colombia y su ingreso a la OTAN, el éxito de la gira y reconocimiento de Nicolás Maduro como Presidente Constitucional de Venezuela su toma de posesión pro-tempore ante el MERCOSUR. Los medios, en correspondencia servil, presentan al gobierno estadounidense y sus aliados europeos como paladines de la libertad y la democracia. Defensores, respetuosos del derecho internacional.

***

Publicado originalmente en: Venezuela Bolivariana,,,

Publicado por Nevel Marcano.

"Docente, investigador, analista sociopolítico..." Universidad de Oriente, Venezuela.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: